nepal1.jpg

NEPAL

¿Te imaginas despertar en un paraíso tan aislado como acogedor, entre ciudades medievales e inhóspitos paisajes, presididos por inmensas cumbres que arañan las nubes?

Pues tu destino es Nepal, tocar el cielo es posible en este lugar.

En el, encontrarás una cultura increíble en la que se mezclan el hinduismo y el budismo, bellísimas pagodas...

"Territorio Yeti" quien sabe si podrás hacerte una foto al Abominable Hombre de las Nieves.

Para los amantes de lo inhóspito, extendiéndose desde la ladera sur de la Cordillera del Himalaya, Nepal pone a disposición de los amantes del trekking nada menos que ocho picos que superan los 8.000 metros sobre el mar, incluyendo por supuesto el Annapurna y el Monte Everest, punto más alto del planeta.

 

País autentico en el que continúa manteniendo tradiciones y creencias de su mezcla de culturas milenaria. En la plaza Durbar de Katmandú podréis comprobarlo. Podréis ver el antiguo Palacio Real y que fue reconocida por la UNESCO, la cercana ciudad de Bakhtapur, uno de los lugares de peregrinación más importantes del país. Y, como no puede faltar la fauna insólita de un lugar también insólito, Nepal fue el hogar hasta 2.007 del famoso Raja Gaj, el elefante asiático más grande del mundo. Además, en el Parque Nacional de Chitwan se pueden ver rinocerontes, cobras reales e incluso el temido y majestuoso tigre de Bengala. 

 

¿Por qué viajar a Nepal? 

  • Descubrir la cultura y arte de Nepal, tierra de espiritualidad meditación y armonía. Viajar al Valle de Katmandú es adentrarse en los inicios del budismo y en la tradición hinduista más arraigada, es caminar por la puerta de entrada al Himalaya, es emocionarse con estilo de vida sencillo de sus gentes. Recorriendo los pueblos y las ciudades serás testigo de su historia fuertemente ligada a su religión. 

  • Embelesarte con La Plaza Durbar, el Hanuman Doka, el antiguo Palacio Real, Kasthamandap la pagoda más famosa de Nepal. Quizás tengas suerte y puedas saludar a la Kumari, la Niña-Diosa de la ciudad, asomada a su ventana dorada. Alucinarás con el Templo de Bhairava, dedicado a la forma terrorífica del dios Shiva y que representa la destrucción, pero sobre todo con la máscara que allí se guarda y que solo se muestra en el Indra Jata, durante el que se hacen sacrificios a cambio de favores del dios e incluso la Kumari abandona su palacio. 

  • Swayambhunath, venerado tanto por budistas como por hinduistas y compuesto por un monasterio tibetanos un monton de santuarios y la gran Estupa Blanca con los ojos vigilantes de Buda observando los cuatro puntos cardinales. . Uno de los templos más sagrados de la cultura Newari! Los Monos, estos simpáticos animales son los amos y señores sagrados del lugar.  los ojos vigilantes de Buda observando los cuatro puntos cardinales.

  • Visita al Palacio Real de Patan, que perteneció a la dinastía Malla. Descubrirás que es también el palacio más antiguo y famoso de todo Nepal y que la belleza de su madera tallada en ventanas y columnas, o la que podrás ver en su Baño Real, es comparable a pocos palacios o templos de Nepal. Callejear por por cada rincon hasta llegar su Plaza Durbar, te encontrarás con uno de los lugares con más concentración de obras arquitectónicas del mundo, como el Templo Dorado, con el tejado de este color y que le ha valido a Patan el sobrenombre de “la ciudad de los tejados de oro”. 

  • El Templo de Pashupatinath te llevará a la orilla misma del río Bagmati, sagrado para los hinduistas de Nepal como el Ganges lo es en la India. Al templo principal solo podrás entrar si eres hindú y su techo está hecho de oro macizo, pero es en el resto donde de verdad se puede captar la esencia del lugar, ese carácter que lo hace tan especial. Imagínate la importancia que tiene este templo Patrimonio de la Humanidad, si se compara con la Meca para los musulmanes. Los tejados blancos conmemoran a las mujeres que, en la antigüedad, se sacrificaban para seguir a sus esposos difuntos.                                                                                                                            Junto al rio podrás ver algún rito de cremación para que el difunto pase por los cinco elementos y así poder reencarnarse, según la creencia, exceptuando a leprosos, embarazadas, niños y santones, a los que también encontrarás durante tu visita al Templo de Pashupatinath.  

  • Contempla los picos nevados del Himalaya y siente su sobrecogedora belleza, practicar el trekking o la escalada en sus extraordinarias montañas. Viajar al Valle de Pokhara rodeado por nada menos que el Dhaulagiri, el Manaslu y el Annapurna I. Uno de los mejores lugares desde el que comenzar su ascenso. Encontrareis la ciudad del mismo nombre una ciudad pintoresca que para algunos es la más hermosa del mundo. Pueblos con tanto encanto como Saragkot, desde el que disfrutareis de espectaculares vistas de los montes más altos, terrazas de arroz y unas colinas cubiertas de un manto verde de vegetación. Pero si hay algo especial que descubrir es la etnia gurung, un pueblo muy peculiar de las montañas. 

  •  Visita el Parque de Chitwan, el paraiso del safari en Nepal. Santuario de rinocerontes y tigres. Es un parque natural de 932 km2 cerca de la frontera con India y desde 1984 está dentro del exclusivo listado de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

nepal mapa.png
nepal20.jpg