kuala lumpur.JPG

MALASIA

Malasia, no solo presume de tener las mejores playas de Asia, sino de ser uno de los países con mayor diodiversidad del mundo.

Desde sus frondosos bosques de Borneo, paraíso habitado por familias de orangutanes, hasta su también paradisiaca isla perdida Langkawi, con aguas cristalinas y las playas de arena blanca. 

Uno de los países con mayor cultura gastronómica del mundo, en el que podréis disfrutar de su diversidad gastronómica gracias el crisol cultural entre malasios, budistas e hinduistas.

País con gran atractivo, ver orangutanes en Borneo, hacer trekking entre animales por el Parque Nacional de Bako, bucear y nadar entre peces de colores en Sipadan, uno de los mejores destinos de buceo del mundo. Callejear en entre rascacielos en Kuala Lumpur, cargar energías paseando por los puestos del mercadillo de Melaka. 

¿Por qué viajar a Malasia? 

  • Toda una mezcla de olores a especias, el barrio Chino, el Indio... Un crisol de culturas que hacen que sientas que recorres distintos países sin moverte de Kuala Lumpur. Un skyline que impresiona con sus Torres Petronas, con sus 88 pisos y sus 452 metros de altura. Callejear por los puestos de Jalan Alor y deleitarse con los mejores platos de cada una de las culturas que conviven en este pequeño rincón de Asia. Una mezcla perfecta entre la modernidad de su skyline y sus barrios con tradiciones milenarias.  Algo a tener en cuenta, reservar energías para subir los más de 200 escalones de las Batu Caves, uno de los lugares que hay que visitar en Kuala Lumpur, cuevas de más de 400 millones de años albergan en su interior uno de los templos hindúes más impresionantes del continente. 

  • Parque Nacional Taman Negara, una selva con 130 millones de años, según dicen, la selva mas antigua del mundo. Paraiso para elefantes, tigres, jabalíes, de infinidad de mamíferos y de muchas, muchas aves. Pasear por  los puentes colgantes y disfrutar de esa naturaleza y sus increíbles animales en su hábitat  ¿Qué mejor plan que ese?. Otro de los irresistibles, navegar en kayak por el río Sungai Tembeling en busca de lo desconocido, hacer  trekking en Taman Negara, Como veis un lugar para almas aventureras.  En este rincón de Malasia podrás recorrer la jungla después del atardecer y experimentar sensaciones fantásticas

  • Cameron Highlands, vamos, nos perdemos en el corazón de Malasia en busca del mejor té. Hacer hacer trekking entre granjas de fresas y por las rutas de Cameron Highlands y subir el Gunung Bringchang. Relajarse en una terraza y degustar diferentes tés mientras te deleitas con una de las mejores panorámicas de Malasia es una de las cosas que hay que hacer en Cameron Highlands. 

  • Kota Kinabalu, subir a la cima del Monte Kinabalu y ver atardeceres de película. Recuperar fuerzas en las aguas termales del Parque Nacional del Monte Kinabalu, lo mejor de Kota Kinabalu. En este lugar puedes ir de la montaña a la playa, visitar las islas de Tunku Abdul Rahman y desde allí, veras la mejor panorámica del mar de China, en cualquiera de sus orillas tumbada en su arena blanca o desde los arrecifes de coral que habitan sus profundidades. Y como no, volvemos a lo que predomina en este país su gastronomía, recorrer el mercado central de puesto en puesto probando los diferentes sabores que crean la mezcla de especias de este rincón asiático. Algo que tenéis que visitar es la Aldea Patrimonial y su puente colgante para realizar un viaje en el tiempo por las cabañas de los aldeanos. 

  • Langkawi, un lugar que bien puedes pensar que eres el primero en pisarlo, playas vírgenes en las que podréis explorar los fondos marinos de este archipiélago o surca sus aguas practicando el deporte acuático que prefieras. Estas más de 100 islas, son todo un espectáculo para la vista, no olvidéis llevar la cámara. Sentirás que casi tocas las nubes cuando camines por el Sky Brige, una de las actividades que hay que hacer en Langkawi, 125 metros de adrenalina, si tenéis valor y no vértigo, podréis mirar para abajo y observar las islas desde una de las mejores perspectivas. No olvidéis adentraros en el monte y busca las Seven Wells Waterfalls para daros un chapuzón y bien podéis hacer trekking hasta subir a su punto más alto.  Ir de playa en playa desde la blanca arena de Tanjung Rhu Beach hasta las aguas vírgenes de Pantai Pasir Tengkorak es la mejor forma de descubrir los inhóspitos rincones que guarda en sus entrañas este archipiélago. 

  • Borneo malayo, uno de los últimos rincones habitados por orangutanes. Visitar el Centro de Rehabilitación de Orangutanes en Sepilok, un lugar que acoge a estos animales en peligro de extinción, a sus anchas y en total libertad un lugar mágico ¿no os parece?. Bucear uno de los fondos marinos más impresionantes del mundo en la tropical isla volcánica de Sipadan, regala a tus ojos la explosión de color con las aguas turquesa de playas que parecen de postal en la Isla Bohey Dulang. Seguro que también queréis ver el rojo intenso de la flor más grande del mundo.  Algo que podréis hacer en la isla de Borneo, es conocer un ecosistema natural de tribus nativas como los Iban, que mantienen su cultura, lengua y tradiciones en el Parque Nacional de Batang Ai. Podreis ver también monos narigudos de Bako. Como podéis ver un país con muchísimas posibilidades. 

malasia mapa.png
malasia1.jpg