MAURICIO.jpg
 

ISLA MAURICIO

Mauricio, un trozo de paraíso en el océano Índico. Caminar durante kilómetros sintiendo la arena fina, sentir bajo tus pies las aguas color turquesa del índico.  Gracias a su clima tropical, podréis contemplar flores que tardan décadas en brotar como la palma de Ceilán, quedar impresionados con su cascada submarina que podéis ver desde las alturas. Paseando con leones y guepardos en el Parque de Aventuras de Casela. Visitar Chamarel es tener a tus pies un arcoíris de arena, que abarca desde el rojo más intenso hasta el azul más frío, como si de una obra de Van Gogh se tratase. Tu viaje a Isla Mauricio se convertirá en una experiencia multicultural debido a las antiguas colonias portuguesa, holandesa, francesa y británica, con una excelente oferta de ocio y apreciada gastronomía. Además, ofrece numerosas actividades en contacto con la naturaleza como el senderismo o simplemente disfrutar de la tranquilidad de un destino que constituye un paraíso en el Índico.

 

 

¿Por qué viajar a Isla Mauricio? 

  • El submarinismo es uno de los principales atractivos de Isla Mauricio. El litoral rebosa de lugares para descubrir, cada cual más tentador. Por ejemplo, Aquarium, un lugar de inmersión espléndido en Trou aux Biches, costa norte, donde abundan los peces multicolores. En Blue Ray, costa sur, se encuentra el parque marino, que se caracteriza por su increíble jardín de coral. Ahí los corales tienen formas que os sorprenderán, os encontrareis cara a cara con infinidad de peces que os dejaran con la boca abierta... peces luna, peces trompeta, e incluso barracudas. 

  • En Isla Mauricio se organizan excursiones a mar abierto cargadas de sorpresas inéditas. Si quieres observar a los delfines, el litoral de Tamarin, costa oeste, es el lugar ideal. Existen bancos de delfines que deambulan por la bahía. Para verlos, tendrás que madrugar y aprovechar esa hora del día en la que no hay apenas barcos. Podrás disfrutar con sus piruetas: un bonito espectáculo que tienes que ver durante tu viaje a Isla Mauricio. Las excursiones a mar abierto pueden ir acompañadas de paseos submarinos. Podréis pasear por debajo del agua con una escafandra en la cabeza y tener así ocasión tener los peces al alcance de la mano, una experiencia que recordareis siempre. 

  • Para no centrarnos solo en el litoral, los aficionados a los viajes deportivos podrán disfrutar de preciosas marchas de senderismo en Isla Mauricio: ya sea por la montaña o por la selva. ¡Tú eliges! La reserva Bras d’Eau, costa este, es un buen ejemplo. Allí podrás descubrir una selva salvaje de 432 hectáreas: una auténtica selva indígena cubierta de olivos y ébanos rodeados de especies exóticas traídas por el hombre: eucaliptos, araucarias... Los aficionados a las aves podrán observar el formicario: la estrella de la reserva Bras d’Eau. El formicario es un ave atrapamoscas muy poco común y que es reconocible gracias a sus alas rojas.

  • Isla Mauricio tiene una geografía exuberante: barrera coralina, laguna de coral transparente, playas idílicas, cumbres montañosas, altos acantilados volcánicos... En Trou aux Cerfs, en la meseta central, se encuentra el cráter de un antiguo volcán: un auténtico coloso de 85 metros de profundidad y 200 metros de ancho. Desde allí se observan unas vistas fascinantes de la costa oeste y de la meseta central, rodeada de un manto de vegetación exuberante. Otro paisaje de excepción es el que se observa desde Souffleur, costa sur, un mirador magnífico en los acantilados salvajes de la costa sur. Al visitar Chamarel, en el sudoeste de la Isla Mauricio, serás una pieza más de un inmenso espectáculo para los sentidos. Y es que los colores de sus arenales, resultado de su alto contenido en minerales, logran que se vea el arcoíris sin necesidad de mirar al cielo, pero... la cosa no queda ahí, al atardecer, el telón de fondo de este escenario se cubre de rojo.

  • Mezclarte con un pueblo acogedor. Los mauricianos son muy amables con los turistas. Generalmente, puedes entablar conversación con ellos en la playa o en torno a un buen tentempié de samosas, unas empanadillas de carne o verdura y de pasteles picantes, que son albóndigas fritas aderezadas con picante. Te hablarán con gusto de la vida en la isla y, especialmente, de las aficiones nacionales: las carreras hípicas, que es el auténtico deporte nacional y, por supuesto, el fútbol como en casi todos los países del mundo. Además, podrás conocer la cultura de la isla, que está cargada de influencias hinduistas, católicas, musulmanas, chinas y criollas, algo que se ve reflejado especialmente en la gastronomía local.

250px-Mauritius_(orthographic_projection_with_inset).svg.png
mauricio1.jpg